Tu web de vinilos musicales, blog y podcasts.

Grandes éxitos de todos los tiempos (102) ‘God Save The Queen’ (Sex Pistols)

By on Oct 16, 2019 in Castellano, Entradas blog | 0 comments

sexpistols

Sex Pistols

Grandes éxitos de todos los tiempos (102) ‘God Save The Queen’ (Sex Pistols)

Para comenzar, a mí que me gusta -prácticamente- todo tipo de estilos musicales, he de confesar que nunca me ha entusiasmado demasiado el sonido punk: una música (si es que se puede llamar música) con muy poco gusto, pocos acordes, y, sobre todo, carente de sutilidad. El punk tenía más de movimiento social con tintes anárquicos, una tendencia que gustaba de arrear contra el orden establecido. Yo mismo pude comprobar en Londres en 1980, que algunos de los pocos punks que quedaban en la ciudad, se dedicaban a asustar a la gente por la calle, y a esconder prendas robadas bajo sus largos abrigos.

Entre los cientos de grupos que se subieron al carro del gamberrismo: aporreando sus guitarras y a ellos mismos hasta sangrar, pegando berridos con los ojos casi saliéndoseles de las orbitas, y, también escupiendo a un público que quedaba extasiado al recibir el impacto de algunos de aquellos esputos, solo uno me llamó la atención: los Sex Pistols en su segunda formación, con Johnny Rotten (de verdadero nombre John Lydon), Steve Jones a la guitarra, Paul Cook a la batería, y Sid Vicious (nombre real John Ritchie). Y, también he de manifestar que fue por el seductor ritmo de su himno ‘God Save the Queen’, que no por el contenido de la letra del mismo, ni tampoco por las salvajadas que los Pistols hicieron desde su formación en 1975 hasta su cumbre en 1977.

 

El futuro del grupo no era muy halagador que digamos, pero la Virgin de Richard Branson apostó por ellos, editando poco después, en mayo, el single ‘God Save the Queen’, con una encendida y brutal introducción de guitarra a cargo de Steve Jones que se convertiría con el paso del tiempo en el himno del punk

 

Todo iría tomando un cariz peligroso a comienzos de 1977. Tras la edición del single ‘Anarchy in The U.K’, publicado por la EMI, el antes mencionado orden establecido consideró que las declaraciones del grupo y los textos de sus canciones, eran muy peligrosos para la sociedad británica. Incluso hubo muchos artistas de EMI (entre ellos Steve Harley) que enviaron sendas cartas diciendo que no renovarían sus contratos si los Sex Pistols permanecían en la compañía. El manager de la banda, Malcolm McLaren, no tuvo más remedio que aceptar una compensación de 30.000 libras y abandonar el sello con sus pupilos con las orejas gachas. En marzo de ese mismo 1977, firman con la A&M Records un contrato que les dura lo que un caramelo a la puerta de una escuela: cuentan que nada más editar el single ‘God Save the Queen’, la compañía destruyó todas las copias (se salvaron algunas que hoy ascienden a varios miles de libras cada una) y los despidió. Los Sex Pistols se presentaron en las oficinas de la compañía y armaron una bronca mayúscula, rompiendo el mobiliario, y, lo más grave, un terrible conato de violación a una de las secretarias. Ante tales tropelías, la compañía los despidió, previo pago de una compensación económica: nada más y nada menos que 75.000 libras.

El futuro del grupo no era muy halagador que digamos, pero la Virgin de Richard Branson apostó por ellos, editando poco después, en mayo, el single ‘God Save the Queen’, con una encendida y brutal introducción de guitarra a cargo de Steve Jones que se convertiría con el paso del tiempo en el himno del punk.

Compuesta por el cantante del grupo, John Lydon (también conocido como Johnny Rotten) en la mesa de la cocina de sus padres, ilustraba su enojo hacia la monarquía: “Dios salve a la reina / El régimen fascista / Te hicieron un imbécil / Una potencial bomba H / Dios salve a la reina / Ella no es un ser humano / Y no hay futuro / Y el sueño de Inglaterra / no te pregunta lo que quieres / y lo que necesitas. / No hay futuro / ningún futuro / No hay futuro para ti /”.

Como la canción fue prohibida (obviamente) en casi todas las estaciones de radio, en un esfuerzo por promover la canción, el 7 de junio de 1977 la banda se instaló en un barco privado (apropiadamente bautizado ‘Queen Elizabeth’) en el río Támesis, cerca del Palacio de Westminster, para tocar a todo volumen y burlarse del Jubileo de Plata de la reina, una celebración conmemorativa de su 25º año en el trono que culminaría sus festejos -iniciados en febrero- dos días después.

Aquel truco promocional urdido por Malcolm McLaren, para demostrar que la banda podía tocar en directo eludiendo prohibiciones, finalizaría con la detención de once personas, entre ellas él mismo, y varios otros miembros del séquito de la banda, pero a su vez consiguió que ‘God Save the Queen’ alcanzara la segunda posición de los charts británicos y vendiera 150.000 copias en tan solo dos semanas; aunque podría haber sido un rotundo número 1, ya que hubo pruebas fidedignas de que el Instituto Fonográfico del Reino Unido, encargado de la supervisión de la oficina de listas y compilaciones, se encargó de excluir de la lista, durante unos cuantos días, las ventas realizadas por tiendas pertenecientes a compañías discográficas, entre ellas la Virgin.


Texto y dibujo – Juan Manuel Escrihuela®

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.