Tu web de vinilos musicales, blog y podcasts.

Grandes éxitos de todos los tiempos (85): ‘We Shall Dance’ (Demis Roussos)

By on Sep 26, 2018 in Castellano, Entradas blog | 0 comments

demisroussos

Demis Roussos

Grandes éxitos de todos los tiempos (85): ‘We Shall Dance’ (Demis Roussos)

Muchos años antes de que Demis Roussos comenzase a ganar volumen: tuvo que ir adaptando su apetito descomunal a los largos y vistosos caftanes morunos que solía usar para disimular su oronda figura, y de que cantase en 1973 a los cuatro vientos una simple repetición cacofónica sin sentido alguno (incluida en su éxito ‘Velvet Mornings’ Mañanas de terciopelo) pero que incitaba a hacer el amor: “triki, triki, triki, triiiki, triki, Mon Amour, triki, triki, triki, triiii”, Demis, nacido en Alejandría en 1946, se traslada a Francia en 1968, después de haber formado parte en Atenas del grupo The Idols. Allí, en París, se une Aphrodite’s Child, la banda del teclista Vangelis Papathanassiou (años después conocido como Vangelis, autor de temas para películas como ‘Chariots of Fire’ y ‘Blade Runner’, entre otras), con quienes, y siguiendo la estela de Procol Harum y su rock progresivo que habían obtenido un hit imperecedero con el clásico ‘A Whiter Shade of Pale‘ -y digo clásico porque los Procol adaptaron ‘Air on a G String’ de Bach para su tema-, los Aphrodite’s también recurrieron de otro compositor clásico, Johann Pachelbel y su ‘Canon en Re Mayor’, para su rotundo éxito internacional ‘Rain And Tears’.

 

‘We Shall Dance’, suponía cierto nexo de unión con el sinfonismo de los Aphodite’s Child, aunque no tan experimental, y su publicación como primer single extraído del álbum, significó el haber tomado la decisión acertada

 

Poco antes de que se editase el tercer y último álbum de Aphrodite’s Child, Demis decide caminar en solitario: diferencias musicales y personales le animan a registrar un disco ‘On the Greek side of my mind’ (en algunos países titulado ‘Fire and Ice’ (1971) en el que su procedencia griega y mística quedaba patente en cada uno de sus surcos. En este álbum, canciones como ‘Mountains Beyond’, ‘Good Days Have Gone’, ‘Lord of the Flies’, y ‘We Shall Dance’, auguraban un gran porvenir en su incipiente carrera solista, pero sería con la edición en single del citado ‘We Shall Dance’ con el que Demis conquistaría el corazón de media Europa que comenzaría a bailar a su son.

Con autoría melódica del propio Demis, y letra de Harry Chalkitis y Boris Bergman, ‘We Shall Dance’, suponía cierto nexo de unión con el sinfonismo de los Aphodite’s Child, aunque no tan experimental, y su publicación como primer single extraído del álbum, significó el haber tomado la decisión acertada: la segunda posición en las listas de Italia, cuarta en las de los Países Bajos, y más de dos millones de copias vendidas en cuestión de unos pocos meses. Aquí en España fue todo un superventas en la lista de los 40 Principales, y el comienzo de un mutuo idilio entre Demis y nuestro país: le gustaba mucho nuestra comida y él se sentía como en su patria en cada una de las ocasiones en la que nos visitó, que fueron muchas. 

En 1975, Demis se anotaría su mayor logro en Gran Bretaña, al tener cinco de sus álbumes en el top-10 de forma simultánea, y uno de ellos en el número 1, y al año siguiente, 1976, cuando su inolvidable balada romántica, ‘Forever and Ever’, alcanzaría el número de las listas británicas: buenos resultados que contrastaba con los infames apodos que la prensa amarilla le aplicó por aquellos días: “The Big Squeak, a cross between Mickey Mouse and Moby Dick” / El gran chirrido, un cruce entre Mickey Mouse y Moby Dick” (The Sun), y “He sounded like a kicked spaniel” / Él suena como un perro de aguas pateado (The Sunday Times). 

El 25 de enero de 2015, Demis falleció en el Hospital Ygeia en Atenas, Grecia, después de haber padecido muchos problemas con su peso, y tras numerosas presentaciones públicas, en las que este artista con su tupida barba, pelos desgreñados, largas túnicas, y su voz tensa, cálida y tímbrica, cautivó a gran parte de Europa, así como de América Latina, Oriente Medio y Japón, aunque el éxito que logró en España no fue comparable a ningún otro.


Texto y dibujo – Juan Manuel Escrihuela®

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.