Tu web de vinilos musicales, blog y podcasts.

Grandes éxitos de todos los tiempos (88): ‘Year Of The Cat’ (Al Stewart)

By on Oct 17, 2018 in Castellano, Entradas blog | 0 comments

alstewart

Al Stewart

 

Grandes éxitos de todos los tiempos (88): ‘Year Of The Cat’ (Al Stewart)

Al Stewart, alias “el Gato”, es un tipo tan curioso como inteligente, al que la fama le sorprendió cuando llevaba más de diez años inmerso en el negocio de la música. De la noche a la mañana dejó de ser el típico y sencillo cantante folk con voz nasal —de jovencito se dio de narices con una cristalera—, a ser un eficiente compositor aclamado a ambos lados del Atlántico. Nacido en Glasgow (Escocia, 1945), Al Stewart llegó a Londres en febrero de 1965 con la ilusión de ser algún día una gran estrella del rock. Transcurrieron varios meses en los que se llegó a codear con cantantes folk del calibre de Bert Jansch, Roy Harper, Sandy Denny, Tom Paxton, y Paul Simon. Al rememorar con nostalgia el primer concierto de Bob Dylan en el Albert Hall de Londres; si bien su mejor recuerdo es el de haber visto a Paul Simon escribir el tema ‘Homeward Bound’ (ambos vivían en el mismo apartamento), en el periodo en que Simon pasó en Londres escribiendo y componiendo los temas que poco tiempo después causarían furor en su voz y la de Art Garfunkel. 

Después de varios álbumes de corte folk en los que Al demostró su calidad compositiva, en 1973, su larga duración ‘Past, Present & Future’, le ofreció muy buenas críticas, sobre todo por su pasión por narrar retazos de historia en algunos de sus temas. Las ventas se multiplicarían en 1975 cuando Alan Parsons le produce el esencial ‘Modern Times’, al que le seguiría ‘Year of the Cat’ (El año del gato) en 1976, editado en la RCA y registrado en los estudios Abbey Road. Con este importante disco, Al siguió demostrando su amor por la historia e interés por nuestro país. Temas del calibre de ‘On The Border’ (En la frontera) y ‘Midas Shadow’ (La sombra de Midas), así lo atestiguan, a la vez que su sonido, gracias a la mano de Parsons se vuelve más comercial, quien no duda en contar con el arreglista Andrew Powell, para componer la orquestación para el tema ‘Year of the Cat’. 

 

Después de varios álbumes de corte folk en los que Al demostró su calidad compositiva, en 1973, su larga duración ‘Past, Present & Future’, le ofreció muy buenas críticas, sobre todo por su pasión por narrar retazos de historia en algunos de sus temas

 

Stewart declaró al rotativo The Times: “Cuando terminé de escribir ‘Year of the Cat’ pensé ‘si esto no llega a ser un hit, pienso entonces que nunca llegaré a conseguirlo’. Finalmente obtuvimos la fórmula correcta”. La música surgió de unos arpegios del pianista Peter Wood (de la banda Sutherland Brothers) que inspiraron a Stewart a escribir la letra. Si bien, ésta comenzó con el título de ‘Foot of the Stage’ como homenaje al actor Tony Hancock que se suicidó en Australia, y a quien Al vio justo antes de que éste marchara allí. Como en la filial americana de la RCA no conocían al tal comediante, le instaron a cambiar la letra. Tiempo después Stewart un día se fijó en un libro de su novia por entonces que hablaba sobre la astrología vietnamita, y estaba abierto en un capítulo llamado “El año del gato”. Habla Al: “No sé mucho acerca de un montón de cosas, pero reconozco un título de canción cuando veo uno y ese era un título estupendo para una canción”. Sin embargo Stewart pensó “no se puede escribir sobre gatos, es ridículo”, y viendo en televisión la película ‘Casablanca’, tomó los nombres de Humphrey Bogart y Peter Lorre. Fue la decisión oportuna que llevaría al single ‘Year of the Cat’ a la octava posición del Billboard en marzo de 1977.

En junio de 1985, el ‘Russians & Americans Tour’ (basado en su álbum de mismo título que incluye temas como ‘Rumours of War’ y ‘Russians and Americans’, canciones que hoy cobran notabilidad con la actual tensión entre Rusia y Estados Unidos) nos trajo a Al Stewart a España. La actuación que mi esposa y yo presenciamos el 21 de ese mismo mes en el Studio 54 de Barcelona fue extraordinaria. En aquella ocasión, y después del show, tuvimos acceso a los camerinos en donde pudimos charlar con Al (lo tenía por tímido) y Peter White (uno de sus geniales colaboradores a la guitarra). Al nos manifestó su amor por España, sus problemas con la RCA, y su búsqueda de nuevo sello discográfico. Después de los consabidos autógrafos, y de ofrecerle una copia más del dibujo que le entregué a pie de escenario, mi esposa Ana y yo nos despedimos confesándole que su actuación era una de las mejores que habíamos gozado hasta ese momento.


Texto y dibujo – Juan Manuel Escrihuela®

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.